Las flores -Arthur Rimbaud

las-flores-arthur-rimbaud

El caso de Arthur Rimbaud es único en la historia de la literatura. En 1873, a sus 19 años, este adolescente genial cuya precocidad creadora no ha sido igualada por poeta alguno, abandonó para siempre la pluma y emprende la más asombrosa y extraña de las existencias. Aprende idiomas -alemán, inglés, español, árabe, griego moderno -, viaja incansablemente a pie en numerosas ocasiones. Se contrata como intérprete en un circo. En Marsella trabaja como descargador portuario.

Un buen día para percibir la prima de enganche, se alista en el ejército colonial holandés…, del cual desertará apenas ingresado. Más tarde, en África, será sucesivamente: agente comercial, explorador, traficante de armas, y convivira conyugalmente con una Etiope.

A los 37 años se le declara un tumor maligno y debe sufrir la amputación de una pierna. Poco tiempo después. Este genio tan original… y tan difícil de comprender muere.

Revolucionario de ideas y anticlerical en sus mocedades, Arthur Rimbaud , según el capellán que lo asistió en sus últimos momentos, había vuelto como su amigo Verlaine a la fe católica. El porqué de esta prematura deserción de las letras y de la aventurera y sorprendente existencia que lo siguió es algo no demasiado bien dilucidado todavía. Más su obra, breve naturalmente pero personalísima, enigmática, desconcertante, incluso, en ocasiones, le consagra como uno de los más grandes poetas de su tiempo..

El arte de Rimbaud , su prodigiosa riqueza expresiva, queda bien reflejado en este breve poema, al que dio el sencillo título de “Las flores” y que forma parte de la más célebre de sus obras, “Las iluminaciones”

Las flores -Arthur Rimbaud:

Desde una escalinata de oro —entre cintas de seda, tules grises, terciopelos verdes y discos de cristal que se oscurecen como el bronce al sol—, veo la graciosa digital abrirse sobre un tapiz con arabescos de plata, de ojos y de cabelleras.

Piezas de un oro topacio incrustadas en ágata, columnas de caoba que sustentan una cúpula de esmeraldas, ramos de niveo raso y de finas varas de rubies rodean la gran rosa de agua.

Como dioses de inmensos ojos azules y formas de nieve, el mar y el cielo atraen a las terrazas de mármol miríadas de frescas y purpúreas rosas.

Arthur Rimbaud nació en 1854 y murió en 1891. Su poesía anti tradicionalista, en la que trató de expresar el absoluto de las cosas y de los sentimientos, influyó considerablemente en Verlaine y en los simbolistas. “Las iluminaciones,” “El barco ebrio” y “Estancia en el infierno, constituyen lo esencial sus obras poéticas.

Las flores -Arthur Rimbaud